El 60% de los líderes empresariales españoles cree que el Gobierno podría subir los impuestos para obtener más fondos en la lucha contra el déficit público, mientras que el 72% asegura que los recortes de gasto y las subidas fiscales que ya se han llevado a cabo ralentizarán el crecimiento en el futuro.

Ésta es una de las principales conclusiones de la encuesta mundial que elabora PricewaterhouseCoopers a presidentes y consejeros delegados, que también concluye que casi el 70% de los líderes empresariales no confía en que la economía y sus negocios vayan a mejorar en el año 2011.

Así, sólo el 23% de los empresarios espera ampliar plantilla en los próximos doce meses, mientras que el 70% seguirá recortando los costes en sus empresas. A medio plazo, las perspectivas de los altos ejecutivos son más positivas, ya que el 53% confía en crecer en los próximos tres ejercicios.

En cuanto a las amenazas para el crecimiento de los negocios, el 92% de los líderes empresariales españoles está preocupado por la salida de la crisis, mientras que el 78% duda de las medidas de ajuste adicionales que puede tomar el Gobierno para reducir el déficit y la deuda pública. Además, la inestabilidad de los mercados inquieta al 70% de los altos ejecutivos españoles.

PREOCUPADOS POR EL ACCESO A LA FINANCIACIÓN

Sobre las principales prioridades que tendrían que asumir los gobiernos para mejorar la competitividad y el bienestar social del país, los empresarios señalan el acceso a la financiación (71%), la creación de mano de obra cualificada (60%) y la mejora de las infraestructuras (47%).

Desde el punto de vista de las empresas, la mayoría de los encuestados cree que las reformas estructurales que el Gobierno está planteando para la recuperación y la reducción del déficit, como la reforma laboral o las ayudas directas, tendrán un efecto positivo en sus negocios, mientras que el aumento de impuestos y el recorte de la inversión pública en infraestructuras tendrán un impacto negativo.

Respecto a los países considerados clave para el crecimiento futuro, China (22%), Alemania (21%), India (19%) y Francia (19%) se sitúan a la cabeza, lo que confirma que tanto la recuperación alemana como la francesa son cruciales para la economía española.

RESULTADOS A NIVEL MUNDIAL

A nivel mundial los datos son ligeramente mejores, ya que el 61% de los empresarios cree que los recortes de gasto público y los aumentos de impuestos ralentizarán el crecimiento de sus países, mientras que el 53% cree que los gobiernos aumentarán la fiscalidad empresarial para reducir el déficit.

Además, el 48% de los encuestados afirma estar muy confiado en el crecimiento de sus empresas en los próximos doce meses y más de la mitad espera ampliar la plantilla. Aún así, el 64% de los altos ejecutivos mundiales seguirá recortando costes.

Como principales amenazas para sus negocios, señalan la desaceleración del crecimiento (71%), la respuesta de los gobiernos a los problemas de déficit (61%), la excesiva regulación impuesta por las administraciones públicas (59%), la disponibilidad de profesionales debidamente cualificados (56%) y el aumento de impuestos (55%).

(Noticia extraída de Europa Press)